viernes, 13 de julio de 2012

RESUMEN DEL LIBRO "LA EDUCACIÓN COMO PRÁCTICA DE LA LIBERTAD



La obra de Freire la realizo con la intención de mostrar que el educar no puede ser sólo un proceso intelectual, ni una simple transmisión de conocimientos. La educación debe partir de los problemas que la vida presenta en una sociedad determinada, al hombre actual una serie de enfrentamiento. Hoy en día se presentan diferentes desafíos  que hacen que la sociedad se muestre de una u otra manera dominados, ya que esta, está dirigida por una ”élite“ superpuesta, alienada, en donde se trata a la humanidad como maquinas mas no como personas.
el autor es necesario una educación que enseñe a la sociedad a observar más a fondo, el cómo llevar una vida en donde se experimenten diversas situaciones que generan sentimiento en la misma y aportan a tener una vida más autónoma por lo tanto más libre. Por lo que se dice que una educación liberadora convierte al hombre en sujeto de cambio y no ”una educación para la domesticación“. Para lograr esto será necesario concientizar al hombre un método de la auto-reflexión sobre su tiempo y su espacio. El hombre no es, se hace, ante las contradicciones y presiones que existen en las sociedades actuales, toma conciencia, cada vez más clara, más evolucionada, de su papel en la historia: crea cultura. Y lo hará a medida que vaya ascendiendo, conscientemente, desde la conciencia «mágica» a la conciencia «ingenua» y de ésta a la conciencia «crítica» para desembocar, finalmente, en la conciencia «política». Así se penetrará a fondo en las cosas transformándolas, comprometido en un cambio radical, activo, consciente. Puesto que se da opresión, educar será poseer y comunicar un espíritu de lucha por la liberación.
Como el mundo es modificable por la acción humana, y el hombre se educa al contacto con otros hombres en un diálogo vital, enriquecedor, la educación deberá discurrir por la temática surgida de sus respectivas vidas. No podrá educarse de arriba hacia abajo, sino en un plano horizontal, dialogante. Habrá que romper con el binomio profesor-alumno; no se trata de «depositar», continuar con la educación «bancaria», sino de caminar juntos; el analfabeto logrará aprender a partir de sus problemas y de las circunstancias de su vida. No habrá nada mágico, intuitivo; todo será reflexivo y crítico. Por la reflexión crítica a la acción comprometedora: he ahí el nervio de la educación como práctica de la libertad.



El analfabeta adulto tendrá como herramienta de su liberación el lenguaje y la escritura, tal como se imparte en el «Círculo de Cultura», en lugar del concepto tradicional de escuela, que aparece demasiado cargado de pasividad. Surgirá el «coordinador de debates» en lugar del profesor; el «diálogo», en vez del aula discursiva; el «participante de grupo» sustituyendo al alumno con tradiciones pasivas; la «programación compacta» desplazará las calificaciones y programas alienantes. Se crearán grupos de debate para aclarar situaciones, se buscará la acción que surge del esclarecimiento, se fomentará la participación libre y crítica. En pocas palabras: el método será activo, dialogal y participante. El procedimiento será aplicando las «situaciones existenciales»: conjunto de diez gráficos y las diecisiete «palabras generadoras». Tanto los gráficos como las palabras están cargados de emotividad y contraste, a fin de que posibiliten la comprensión del concepto de cultura. El hombre analfabeta irá descubriendo, a través de estas situaciones, la existencia de dos mundos: la naturaleza y la cultura; el papel del hombre en la realidad; la naturaleza como un medio en las relaciones con los hombres; la cultura como resultado del esfuerzo creador y recreador la cultura como incorporación crítica y creadora y como adquisición sistemática de experiencia humana; el aprendizaje de la lectura y de la escritura como claves con las cuales el analfabeta comenzará a introducirse en el mundo de la comunicación escrita.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada